La inflamación de encías y la periodontitis

La enfermedad periodontal agrupa la inflamación de encías, llamada gingivitis, y la periodontitis, y  es muy común. Sin embargo, esta enfermedad se puede prevenir con una buena higiene bucal.

Una enfermedad común

Alrededor del 40% de los adultos sufre de enfermedad periodontal, muchas veces sin ser consciente de ello. La enfermedad evoluciona lentamente, en muchas ocasiones sin presentar ni dolor ni señales de alerta visibles. Cuanto antes se diagnostica y se trata, mejor.

Encías sanas

La encía sana tiene una textura firme y es de color rosado pálido.

La encía sana tiene una textura firme y es de color rosado pálido. Queda bien sellada al diente. Una encía sana no presenta sangrado al cepillado, ni con el uso de los cepillos interdentales.

Inflamación de encías – gingivitis

Inflamación de encías – gingivitis.

La placa bacteriana se genera constantemente sobre los dientes en forma de película. Si no se elimina correctamente a diario queda placa, sobre todo entre los dientes y dentro del surco gingival (entre diente y encía). Tras dos o más días de acumulación de placa en estas zonas se produce una inflamación de las encías, llamada gingivitis. Ésta se caracteriza por una encía de color rojo y textura hinchada. Las encías sangran al cepillar los dientes o al usar cepillos interdentales.

La periodontitis

Si no se elimina la placa bacteriana, se acumula y crece entre encía y dientes, en el llamado surco gingival. En la superficie del diente, la placa se endurece y se convierte en cálculo, aumentando la rugosidad, por lo que las bacterias se adhieren con aún más facilidad.

Esto conlleva una inflamación más profunda que afecta a los tejidos de soporte del diente. La gingivitis ha evolucionado a periodontitis. Es un proceso lento, que muchas veces pasa desapercibido y sin dolor alguno. En el peor de los casos, el diente empieza a tener movilidad, y puede llegar a caerse.

Prevención y tratamiento

Usted mismo puede prevenir la inflamación de las encías y la periodontitis a través de una buena higiene bucal. Cepíllese los dientes dos veces al día. Una vez al día, limpie entre los dientes, usando cepillos interdentales, seda dental o el aplicador  TePe Mini Flosser™. Puede ser necesario completar la higiene con algún cepillo especializado para zonas de difícil acceso. Pídale consejo e instrucciones específicas a su dentista o higienista dental.

Si piensa que pueda tener periodontitis, pida hora con su dentista. La colaboración entre usted y su dentista es primordial para que el tratamiento tenga éxito. Después del tratamiento es crucial que acuda a las revisiones periódicas, y que continúe con su protocolo de higiene en casa, para evitar que el problema vuelva a desencadenarse.

Material informativo

Infórmese más sobre la enfermedad periodontal en nuestro tríptico: La enfermedad periodontal

Gingivitis = inflamación de encías
Periodontitis = pérdida de hueso