Mal aliento (halitosis)

En la mayoría de los casos, el mal aliento tiene su origen en la boca. Por ello, mantener una buena higiene bucal es fundamental para prevenir la halitosis.

Cómo prevenir el mal aliento

Mantener una buena higiene bucal es fundamental para prevenir la halitosis.

La boca contiene bacteria que descompone los restos de alimentos. Este proceso de descomposición genera gases de mal olor, conocidos como compuestos volátiles de azufre. Para prevenir o tratar la halitosis, la higiene bucal es de máxima importancia, entiendo ésta como el cepillado dental, junto con la higiene interdental diaria, es decir, el uso diario de cepillos interdentales o la seda dental.

Gingivitis y mal aliento

Si sufre de gingivitis o periodontitis, su boca contiene una cantidad adicional de bacterias que contribuyen al mal aliento. En estos casos, es necesario un tratamiento profesional de la enfermedad en cuestión para curar el mal aliento.